Los Sistemas Comisionarios suelen ser utilizados como metodología de remuneración variable para grupos específicos dentro de las empresas: áreas de ventas, áreas de producción, etc. Pero los sistemas comisionarios que contemplen únicamente como un reconocimiento directo de cantidad-pago, no suelen ser motivadores sino solamente recompensatorios. El poder desarrollar una política de comisiones que sea acorde a la productividad, pero a su vez orientativa de calidad, motivadora y equitativa al esfuerzo exige análisis y desarrollos que lejos están de ser una escala por cantidad o acumulación. Cada empresa requiere la solución más apta, según el tipo de negocio y la situación real de cada una. La realidad de una compañía es atravesada por varios estratos, que deben ser considerados a la hora de planificar los sistemas comisionarios. Un sistema de comisiones efectivo es aquel que potencia la motivación de los empleados, incentiva a los equipos a cumplir con los objetivos, las normas establecidas por la compañía, disminuye los tiempos de no productividad, aumenta la eficiencia , garantiza el control de los logros de la gestión comercial y permite los mejores resultados para los costos de la compañía.

Es fundamental que la política de comisiones sea implementada con un criterio y un fundamento profesional, por eso podemos ayudarlo, a optimizar su política y a tomar una decisión que responda a las reales necesidades de su compañía.